Blog

    0

Atención a los balonazos en el fútbol

balonazo


Si hace unas semanas os comentábamos en este post si jugar al fútbol se podía considerar tiempo de trabajo, hoy nos hacemos eco de otra sentencia relacionado con el fútbol.

Con la cuenta atrás para la final de la Champions League de Kiev y con la vista puesta en el Mundial de Rusia, habrá que pensar bien si es mejor animar desde casa viendo el partido por la tele con unas cervezas o acudir al estadio a vivir el partido pero con el riesgo de sufrir un balonazo y por el que según una reciente sentencia del Tribunal Supremo, no procede demandar al club.

La sentencia apunta que “acudir como espectador de un partido de fútbol de un campeonato oficial,  con equipos y jugadores profesionales, supone la asunción de un riesgo, que está instó en el propio espectáculo, de que por múltiples lances del juego los balones salgan despedidos hacia las gradas y golpeen a los espectadores”. 

Quien asiste a estos espectáculos conoce y asume ese riesgo, debe prevenirse frente al mismo y no puede parapetarse en la exigencia de colocación de redes protectoras, pues tal medida, al margen de su legalidad desde el plano federativo y para competiciones oficiales, choca con el interés generalizado de los espectadores de presenciar el espectáculo sin un obstáculo, como es una red, que impide u obstaculiza el visionado del partido.

Según el Tribunal, es cierto que en un balón proyectado desde el campo a la grada está el origen del daño pero el nexo causal que relaciona las lesiones producidas en un ojo a la espectadora desaparece desde el momento en que asume un riesgo propio del juego o espectáculo que conoce, como es el que un balón pueda proyectarse con mayor o menor potencia hacia la grada que ocupa reglamentariamente  detrás de la portería.  

La responsabilidad del organizador del evento deportivo no debe enjuiciarse desde la óptica del singular riesgo creado por un lance ordinario del juego, al que es ajeno. El riesgo que se crea no es  algo inesperado o inusual, del que deba responder. Surge durante el calentamiento previo de los futbolistas, donde son más frecuentes los lanzamientos de balones a la grada, y se traslada al ámbito de responsabilidad de la víctima, que controla y asume esta fuente potencial de peligro, con lo que el curso causal se establece entre este riesgo voluntariamente asumido y el daño producido por el balón, con la consiguiente obligación de soportar las consecuencias derivadas del mismo. 

Y si no hay causalidad no cabe hablar, no ya de responsabilidad subjetiva, sino tampoco de responsabilidad por riesgo u objetivada necesaria para que el demandado deba responder del daño.

 

Vía Laboral Social



Post relacionados


Nuevo comentario


Comentarios

No hay comentarios disponibles

Teléfono

91 435 62 53

Fax

91 431 22 81

© 2018 Ruiz-Beato - Todos los Derechos Reservados