Blog

    0

Cinco pistas para pasar a autónomo o bien crear una S.L.

autonomo o sl


Existe cierto mito, en muchas ocasiones incierto, en torno a las ventajas a la hora de deducir más gastos si se crea una Sociedad Limitada que si emprende uno como persona física, si bien para iniciar una actividad, ya sea a través de una persona física o de una persona jurídica, más que los gastos deducibles, lo importante y determinante son las ganas y capacidad de cada uno para emprender su idea de negocio.

El pasado mes de marzo se crearon en España 9.226 nuevas empresas con forma jurídica de Sociedad Limitada (S.L), según datos del INE. 

Sin embargo, comparando el último informe de la DGIPYME, de los más de 3,2 millones de empresas a finales de 2016, el 53,27% tenían la condición jurídica de persona física frente al 35,40% de sociedades limitadas.

La S.L. es la sociedad mercantil que habitualmente usan todos los pequeños empresarios para limitar la responsabilidad de sus acciones empresariales, ya que solo responden con el capital aportado y no con el patrimonio personal, como ocurre cuando eres autónomo.

Entonces ¿cuándo es mejor crear una S.L o dar el paso de persona física a S.L? No siempre es necesario crear una S.L. ya que se puede desarrollar la actividad siendo autónomo, y hay que desmitificar el mito de que dentro de una sociedad se pueden desgravar más gastos que siendo autónomo. 

Habría que estudiar cada caso concreto y adecuar la figura jurídica a cada una de las situaciones que se planteen, pero podemos tener en cuenta cinco pistas para saber cuándo pasar de autónomo a sociedad limitada:

1)       Cuando encuentres una demanda no atendida. No es lo mismo puntualmente facturar por algunos servicios que generar ingresos a diario. Y es que más allá del producto, que siempre es importante, la economía hoy en día se mueve atendiendo la demanda y las necesidades del consumidor por lo que, para crear una S.L, es importante detectar o descubrir una demanda potencial no atendida o que consideres que puedes francamente mejorar su atención.

 

2)      Cuando te sientas preparado y capacitado. La libertad de trabajar por cuenta propia exige un cambio de mentalidad y costumbres. Más cuando dicha libertad nunca existe y siempre estas a expensas de lo que tu cliente demanda. Cuando te veas capacitado, con experiencia, cuando hayas terminado gran parte del aprendizaje y tengas ganas de cambiar y aportar algo distinto a la sociedad desde el punto de vista empresarial, emprende, salta al vacío y construye, deja tu huella.

Si no tienes una pista que te indique que vales para ser empresario, quédate en casa o al resguardo de una organización donde puedas acomodarte.

 

3)      Cuando estés dispuesto a asumir presión y tomar decisiones complejas. El paso a una S.L. suele hacerse con vistas a crecer tanto en facturación como en equipo humano. Cuando asumir responsabilidades y compromisos no supone más que cumplir con tus niveles de exigencia y eficacia, no sigas emprendiendo, ya que el mundo empresarial tiene un recorrido más allá a uno mismo. No solo debes soportar la presión, el estrés de dirigir y tomar decisiones para las que no siempre estarás preparado, sino que todo ello tiene reflejo en los demás, tantos tus aciertos como tus equivocaciones. Saber convivir con ello es un requisito indispensable para llegar a ser empresario.

 

4)     Cuando te falte motivación. Decía el fundador de Atari que no hacen falta tantos soñadores sino más hacedores. Cuando veas que donde trabajas no estás motivado o ilusionado o no tienes capacidad de transformar las cosas, habrá llegado el momento de dar el salto. Pero cuidado, porque si no se cumplen las tres primeras pistas, es un mero espejismo que te puede llevar al fracaso. Haz, trabaja, esfuérzate, sacrifícate y no balbucees, eso ya no es suficiente.

 

5)      Cuando sepas que puedes gestionar un equipo humano. Crecer implica un cambio de roles. Si ves que tienes la capacidad de gestionar un grupo humano, que la gente ve en ti un liderazgo y que eres capaz de comunicar, incluso con la comunicación no verbal, tu idea de negocio y que cuando la expresas consigues no vender, sino que te compren, es que ha llegado el momento de dar el salto.

 

Si estás preparado para crear una sociedad limitada, emprender y convertirte en un empresario no esperes a que el estado te riegue con subvenciones, es más, eliminemos las mismas, así como las bonificaciones y aboguemos por una bajada de impuestos o cotizaciones, la empresa, su crecimiento, su desarrollo, depende de ti y de tu equipo. Nadie te va a resolver tus problemas y si no estás dispuesto a endeudarte llegando incluso a poner en riesgo tu economía familiar y convivir con ello.





Post relacionados


Nuevo comentario


Comentarios

No hay comentarios disponibles

Teléfono

91 435 62 53

Fax

91 431 22 81

© 2018 Ruiz-Beato - Todos los Derechos Reservados